Los componentes de un auto-golpe

d638c514c80748f871fac63f19e034b1

Todo auto-golpe de Estado está organizado en diferentes niveles: sus actores, el plan, la ejecución y su consolidación.

1. Sus actores. Todo auto-golpe es dado por un “bloque histórico”i, ello implica que no son sectores, clases, ni agentes del Estado que se han encontrado al azar sin vínculo estructural aparente, sino que sus intereses pueden ser explicados históricamente y vinculados a intereses económicos y políticos que tienen décadas e incluso siglos. El CACIF es el típico caso de un aparato empresarial con una larga tradición de cooptación estatal. Por tanto, en un bloque-golpista sus líderes pueden ser emergentes (caso Jimmy Morales) pero el trasfondo de sus intereses se puede rastrear en la propia estructura de las élites.

2. El plan. Constituye toda la organización previa al rompimiento constitucional, en el caso de Guatemala, las evidencias nos dicen que el mismo está diseñado por una facción del ejército (Cofradía) quién elabora toda la estrategia de acción, en tanto el CACIF la co-financía junto al gobierno. Ello precisa de ciertos pasos:

a. Una búsqueda de alianzas en instituciones públicas como el Congreso y los partidos políticos afines al bloque-golpistaii. Y una alianza en la iniciativa privada ya mencionada, afín al auto-golpe.

b. Todo auto-golpe precisa un discurso justificatorio, puede ser moral, político o económico y ello lleva también a la invención de “un enemigo”. En el caso de Guatemala el “bloque-golpista” (Ejecutivo – Legislativo – CACIF) utiliza un discurso político y apela a la supuesta violación de la soberanía nacional por parte de la CICIG (el supuesto enemigo externo). Esta justificación se transforma en el “núcleo ideológico” de todo el proceso golpista y se acompaña de pruebas, en la mayoría de ocasiones impostadas, ésto es, pruebas falsasiii. El objetivo de todo discurso justificatorio es la legitimación de un rompimiento constitucional, frente a la sociedad civil que apoya al gobierno de turno y frente a la comunidad internacional. De momento la búsqueda de legitimidad del auto-golpe es un fracaso nacional e internacional

c. En su proceso justificatorio y de legitimación el auto-golpe apela a las emociones de la sociedad, para éste caso: “la indignación frente a la intervención exterior”.

d. Todo auto-golpe precisa una estrategia mediática, el control de Estado garantiza éste método.

3. La ejecución. Ello implica pasar al campo de la acción jurídica, política o policial. En el caso del régimen de Jimmy Morales implicó la expulsión de Iván Velázquez, el desacato reiterado a la Corte de Constitucionalidad, la negación de ingreso a miembros de la Comisión, el bloqueo intencionado de ciertos casos de alto impacto, la intentona desde la CSJ de desmantelar la CC y recientemente el despliegue innecesario de tres mil efectivos de la policía alrededor del Palacio Nacional.

4. Su consolidación. Este nivel implica la institucionalización del Estado-despótico. En la medida que el régimen legitima el auto-golpe socialmente, neutraliza efectivamente a la CICIG y a la CC y se granjea el apoyo abierto o solapado de la embajada norteamericana, entonces el proceso de consolidación se cumple. Pero ello será determinado por el propio alcance del frente legal, el frente social y el frente internacional; de su unidad y fuerza dependerá revertir este rompimiento constitucional.

Anibal Barillas, Berlín 2019

i. Tomamos el concepto de Gramsci que dice: “…la estructura y la superestructura forman un «bloque histórico», o sea que el conjunto complejo, contradictorio y discorde de las superestructuras es el reflejo del conjunto de las relaciones sociales de producción. De ello surge: sólo un sistema totalitario de ideologías refleja racionalmente la contradicción de la estructura y representa la existencia de las condiciones objetivas para la subversión de la praxis”… Fuente: EL MATERIALISMO HISTORICO Y LA FILOSOFIA DE B.CROCE, p.48, Juan Pablos Editor, México, 1986.

ii. De momento Alvaro Arzú Escobar, actual presidente del Congreso y fiel representante de los intereses de la élite-criolla, aglutina a su alrededor el bloque-legislativo formado por varios partidos políticos afines al auto-golpe.

iii. La reciente intervención de la familia Bitkov en una conferencia dada por Jimmy Morales es su expresión más pura. Ver: https://www.prensalibre.com/guatemala/politica/jimmy-morales-discurso-acuerdo-cicig-familia-bitkov/

Anuncios

CC: el último eslabón de un frágil estado de derecho

CC-1El poder transparenta las conciencias, y el poder absoluto, no solo corrompe absolutamente, sino también hace creer a sus actores, que la impunidad es imperecedera. Ello se patenta de forma clara en éstos momentos para Guatemala.

Las sistemáticas violaciones a la ley y lo dictado por la Corte de Constitucionalidad, dejan sentado que el auto-golpe sigue en marcha, ésto es, no se ha consolidado del todo porque no tiene todavía el “control total”, pero ya cristalizó a sus actores y espacios principales (Ejecutivo-aplanadora legislativa, ala militar y CACIF / élite criolla). Faltaría ver cuál es la posición oficial de Washington, que hasta el momento aparece fragmentada. En ese sentido, el régimen lograría el “control total” con el apadrinamiento de la embajada norteamericana y el desmantelamiento efectivo de la CICIG, el Ministerio Público y la Corte de Constitucionalidad.

Podemos afirmar entonces, que parcialmente el MP, y el cuerpo de la CC ha quedado como el último eslabón de un frágil estado de derecho, siendo los únicos aparatos públicos que han intentado revertir el auto-golpe de Estado. De tal manera que su neutralización sería el próximo paso para que el auto-golpe cobrara la forma de despotismoi.

En ese sentido, la intervención de la Corte Suprema de Justicia para debilitar a la Corte de Constitucionalidad -CC-, es parte del complot, pero presenta dos rostros: la legalidad-ilegalidad. Nuevamente los rasgos de la hegemonía para-estatal dibujan el propio comportamiento de los actores dentro de la coyuntura; entonces aparecen aquellos procedimientos, que, enmarcados en instituciones legalmente establecidas, operan ilegalmente, lo que en palabras de Girogio Agamben sería una zona de “indicernibilidad”ii, entiéndase: una zona gris e indeterminada donde es posible operar arbitrariamente. Pero esta doble pantalla (legalidad-ilegalidad) apenas puede distinguirse y genera confusión en la ciudadanía.

En el caso de la coyuntura actual, los denunciantes de los magistrados de la CC: la “Asociación de Dignatarios de la Nación”, juegan este doble papeliii. Recientemente, el medio “la Hora” ha revelado su vínculo financiero con el Congresoiv, y dicha dependencia es por demás evidencia, no solamente de un conflicto de intereses (eufemismo), sino de una acción política que nace del “soborno-institucionalizado”, ésto es: no se hace bajo la mesa, sino a través de mecanismos legalmente instituidos, su objetivo: blindarse legalmente a sabiendas que cometen un delito (beneficiar políticamente a un sector). Aquí el terreno de la instrumentalización político-jurídica está formado por una alianza entre mayorías en el Legislativo y una asociación civil filiada al régimen (la estrategia cambia, el objetivo es el mismo).

Por tanto, la subsiguiente estrategia del “frente golpista” y paso final, consiste en éstos momentos en debilitar la presencia de la CICIG en casos de alto impacto (provocar su ausencia y asesoría en los juzgados de turno), y con ello asestar un golpe técnico a la legalidad y un golpe moral a las instancias del Organismo Judicial y el MP que continúan su labor penal.

Anibal Barillas, Brandenburgo 2019

Fuentes

i. (De déspota). 1. m. Autoridad absoluta no limitada por las leyes. 2. m. Abuso de superioridad, poder o fuerza en el trato con las demás personas.                                                                                                                                        ii. Aquí se usa como una referencia meramente metafórica sobre la categoría metodológica de Agamben que presenta el termino “zona de indiscernibilidad” como el lugar …”en las que es imposible distinguir de cuál de los dos componentes articulados se trata”… Para éste artículo hablamos de “zonas de indiscernibilidad política. Fuente: Downey, A., 2009, “Zones of Indistinction. Giorgio Agamben’s ‘Bare Life’ and the Politics of Aesthetics”, Third Text, vol. 23, no. 2, pp. 109-125.                                                       iii. Hasta el día de hoy la Asociación de Dignatarios de la Nación, presidida por Guillermo Pellecer Robles, mantiene su postura pro-régimen, sin embargo al interior ya se observa una fractura política que tiene como consecuencia una denuncia frente al Ministerio Público.                                                            Fuente: https://elperiodico.com.gt/nacion/2019/01/11/asociacion-se-divide-por-directiva-y-querella-contra-magistrados/                                                                                                                                                                                     iv. https://lahora.gt/denunciantes-de-magistrados-de-la-cc-reciben-dinero-del-congreso/

 

 

 

El auto-golpe es un hecho

4be6b20160428120109077¿Por qué la expulsión de la CICIG materializa un auto-golpe técnico a través del triunvirato Morales-Degenhart-Jovel?
Está de más que resaltemos que el estado de derecho en Guatemala ha sido débil para algunos ciudadanos e inexistente para otros (los más pobres), ello quiere decir que la ley ha beneficiado históricamente a los ricos. Justamente lo que había hecho la CICIG de la mano con el MP, al atacar ciertos núcleos y redes de corrupción dentro del Estado, era precisamente darle credibilidad a la acción judicial y la penalización de delitos mayores y de paso entrar en un lento proceso de reconstrucción de un “estado de derecho” real y no ficticio, ésto es: posicionar al Estado como el actor legítimo para hacer cumplir la ley en igualdad de condiciones. Es por eso que decimos que al detener este proceso de lucha contra la corrupción y desmantelar la CICIG, el régimen de Jimmy Morales y compañía, cristaliza el auto-golpe de estado y abre las puertas al despotismo.
El viaje de Sandra Jovel a Nueva York para dar el golpe de gracia a CICIG y el desarrollo de los acontecimientos corroboran nuestra tesis original, con algunas variantes: tres sectores históricos se han aliado para perpetrar el auto-golpe: políticos tradicionales, una facción del ejército (vinculada a la Cofradía) y la élite criolla, que a través del CACIF se posicionó abiertamente a favor del auto-golpe y no de forma indirecta; ello refleja que al interior del gremio ya se manejan algunas certezas sobre los alcances y beneficios del movimiento golpista.

Revertir el auto-golpe
Cuatro son los frentes de lucha, que unidos, pueden revertir el auto-golpe ya materializado, tres internos y uno externo. El frente que vamos a denominar “legal”, el frente “social”, el frente “mediático” y el frente internacional. El frente legal está conformado por todas aquellas personas y agrupaciones que desde la instalación de la CICIG en 2006 han acuerpado la batalla legal en tribunales, juzgados, instancias públicas y han llevado procesos de investigación para luchar contra todas las redes de corrupción dentro del Estado. Ello implica que la lucha se entabla desde un plano jurídico, a través de recursos estrictamente legales y basado en un cuerpo de profesionales del derecho (abogados), soportado en las cortes, el MP y el Organismo Judicial. A este sector debemos agregar un frente político, que aún siendo minoría, representa a los contados diputados que se oponen a la ola golpista a través de campañas internas dentro del Congreso (1).
El “frente social” si bien secunda y apoya todos los procesos legales entablados por el “frente legal” hace además de ello la lucha pacífica en las calles, lo que corresponde a la propia acumulación de su experiencia histórica, entiéndase: manifestaciones públicas, marchas populares desde zonas rurales, tapones en puntos estratégicos, denuncias sociales en medios escritos y digitales y campañas de concientización; ello debería incluir a todos los sectores afectados por la crisis: campesinos, estudiantes, profesionales, amas de casa, artesanos y pequeños comerciantes. En éste nivel de concientización los procesos didácticos para comprender la realidad, sus contradicciones, los actores, las fisuras del sistema y los horizontes posibles, son fundamentales.
El frente “mediático” lo constituyen aquellos periodistas o periódicos en su conjunto, que desde las editoriales levantan su voz contra el auto-golpe, sin ambigüedades ni eufemismos. Ello no implica que muchos periodistas no se sumen a la campaña despótica.
Finalmente, el “frente internacional” lo constituyen todos aquellos políticos, personas individuales o países en el plano internacional, dispuestos a desconocer el régimen de Jimmy Morales y sumarse a la lucha contra la corrupción que realiza el frente legal y social. Desde senadores particulares en el congreso norteamericano (2), presidentes, ministros, hasta el secretario general de naciones unidas e intelectuales. No legitimar el auto-golpe es fundamental para que el despotismo no alcance niveles críticos.

Anibal Barillas, Brandenburgo 2019

Fuentes

1.Al respecto el columnista Jonathan Menkos menciona: …”En la arena política fue tranquilizadora la postura en contra del Moralazo, del Movimiento Semilla, de Winaq y del Movimiento para la Liberación de los Pueblos (MLP)”…         https://www.prensalibre.com/opinion/opinion/floreceras-guatemala                                       2. Además del apoyo abierto a la CICIG y el repudio al régimen de Jimmy Morales de Norma Torres (congresista estadounidense) y Eliot Engel, hoy se ha conocido que el senador Patrick Leanhy ha condenado las acciones del régimen de Morales y ha llamado a cortar la asistencia económica a Guatemala. Mientras que en el mismo tono el congresista James P. McGovern, copresidente de la Comisión de Derechos Humanos Tom Lantos en la Cámara de Representantes de Estados Unidos, mencionó que se podría aplicar la Ley Magnisty para sancionar a políticos implicados en actos de corrupción. https://www.prensalibre.com/guatemala/politica/senador-estadounidense-leahy-presidente-jimmy-morales-no-es-bienvenido-aqui

 

A las puertas de un auto-golpe de Estado

30ec41f3-dae9-456c-b764-ec68de88321e_600_350Los hechos
La crisis político-legal que ha desatado la detención por más de 24 horas del investigador de la CICIG, Yilen Osorio, por parte de las autoridades de Migración en el Aeropuerto nacional La Aurora, es tan solo uno de los indicadores de la tendencia anti-institucional e ilegal de este gobierno.
La reacción inmediata de la fiscal general, Consuelo Porras, fue emitir una orden de captura para los personeros de Migración que evitaron el ingreso del investigador, cosa que es positiva. Aún así, debemos agregar que en los meses que lleva de gestión, es la única acción coherente y contundente que la fiscal ha realizado. Ello si tomamos en cuenta que hasta el día de ayer, la fiscal general se había comportado como una “aliada de contención” del régimen de Jimmy Morales, y bajo una apariencia rígida y apegada a la ley, lo que venía haciendo es prolongar los procesos ya dilatorios que no activaban la penalización de las faltas a la ley, lo que en alguna medida, a coadyuvado a revertir, todo el trabajo realizado por Thelma Aldana al frente de dicho organismo, tanto como lo realizado por Iván Velázquez. Dicho de otra manera, hasta este momento la fiscal general ha empezado a trabajar, pero su actuar seguirá siendo “sospechoso” hasta que no declare directa y abiertamente las sistemáticas ilegalidades en que han caído Jimmy Morales, Enrique Degenhart y Sandra Jovel. De lo contrario seguirá enviando a la sociedad civil un mensaje contradictorio: “la indirecta relación de complicidad que mantiene con el gobierno de turno”. Dicho de forma más clara: los tres funcionarios en mención deben estar ya fuera de sus puestos públicos, y la fiscal general Consuelo Porras debe emitir orden de captura para entablar procesos de investigación y juicio (¿qué es lo que está esperando de la coyuntura? ¿O las ordenes de quién la mantienen pasiva?). Estará por verse señora fiscal.

Factores continentales
En el siglo XXI los golpes de Estado se han sofisticado en América Latina, de ser meras incursiones de una cúpula militar o de un caudillo, ahora podemos hablar de golpes blandos; que van desde el golpe de Estado judicial (caso Dilma Rouseff en Brasil), golpe de Estado judicial con apoyo militar y de la embajada norteamericana (caso Manuel Zelaya en Honduras), o golpes de Estado con mediación de aplanadoras legislativas y alianzas judiciales, en fin, podríamos enlistar más variantes.
Sin embargo el caso de Guatemala es peculiar, ya que el golpe blando que se viene cocinando, no nace de fuerzas internas-externas hacia un gobierno “progresista”, sino tiene la forma de auto-golpe de un régimen típicamente de derecha, con una histórica alianza interna (militares-políticos-empresarios).
La defensa del régimen apela a que Jimmy Morales fue legítimamente electo, sin embargo precisamente por ello el rompimiento constitucional en el que ha incurrido sistemáticamente es más grave. Desde la decisión del presidente (con apoyo de la juntita), de expulsar a Iván Velásquez del país por razones estrictamente personales y no nacionales, se puede decir que es un régimen abiertamente de facto (1) que navega en las aguas de la aparente legalidad (con los jueces a su servicio), y de la evidente ilegalidad (en abierto desacato a la CC), pero poco a poco explora la posibilidad de dar un auto-golpe de Estado abierto y desconocer no solamente a la Corte de Constitucionalidad y el estado de derecho, sino a los otros organismos del Estado. Por lo mismo consideramos que el auto-golpe podría tener ciertas características.

u9ojEl complot
1. A diferencia de sus homólogos golpistas en América Latina, en Guatemala no contaría con el apoyo de la embajada norteamericana (al menos por el momento). Ello dependerá del lobby que haga la élite criolla y políticos afines en el senado de EEUU y el peso que pueda tener el propio lobby de los demócratas que están en contra del régimen de Morales (2).
2. El auto-golpe se está formulando en base la histórica alianza entre una facción del ejército con la élite criolla. El frente castrense está dirigido por el general retirado Ricardo Bustamante (actual presidente ejecutivo de la Cofradía, a cargo de las aduanas de puertos, aeropuertos y fronteras) (3). Habría que ver la posición conjunta de la institución castrense, que con su silencio, acuerpa indirectamente las intentonas de golpe.
3. El Estado de facto cuenta ya con el apoyo de la élite criolla, sin embargo en el caso probable de un auto-golpe, la oligarquía no podría apoyarlo abiertamente desde el CACIF, con seguridad se lavaría las manos en su típica alocusión gremial: “respetamos lo que el gobierno libremente electo decida”, lo que no dicen es que eso incluye respetar una decisión inconstitucional, que naturalmente les beneficia por los casos de corrupción en que están involucrados, debilitando nuevamente el estado de derecho.
En pocas palabras la facción del ejército apoyaría abiertamente el auto-golpe, mientras que la élite criolla lo haría de forma indirecta pero quedaría finalmente dentro del círculo de poder.
Frente a esa tradicional fórmula, que ahora asume el pacto de corruptos, resulta imprescindible sumarse a la histórica lucha popular. Desde la denuncia de periodistas y profesionales, la movilización de los diversos movimientos sociales, el movimiento campesino, que a través del CUC se hizo presente en el Aeropuerto, hasta las declaraciones de AEU y la integración de otros sectores, todos debemos estar alerta y hacer un ejercicio histórico de unidad frente a la debacle de la institucionalidad y las ínfulas dictatoriales que le han nacido a ese personaje trágico-cómico cuyo nombre omitiré.

Anibal  Barillas / Brandenburgo 2019

Fuentes

1.Loc. lat. (pron. [de-fákto]) que significa literalmente ‘de hecho’, esto es, ‘sin reconocimiento jurídico, por la sola fuerza de los hechos’ : «Taiwán está separada de facto de China desde la llegada a la isla de los nacionalistas del Kuomintang» (DAméricas [EE. UU.] 17.6.97). Se opone a de iure (→ de iure).                                                                Fuente: http://lema.rae.es/dpd/srv/search?key=de%20facto

2. Resulta relevante las sistemáticas denuncias al régimen de Jimmy Morales de la congresista norteamericana de origen guatemalteco Norma Torres y de las recientes declaraciones del congresista Eliot Engel, ahora Jefe del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara. Fuente: https://lahora.gt

3. https://elperiodico.com.gt/nacion/2019/01/06/el-dia-que-consuelo-porras-dejo-el-papel-de-vigilante/

Honduras: Crisis migratoria y ocupación norteamericana

bases-yanquisMiles de hondureños abandonan el país
La ola migratoria que inició en Honduras el viernes 12 de octubre de 2018 es tan solo un indicador de dos problemas que azotan a la región centroamericana: la violencia y la pobreza.
En pocas semanas a la caravana hondureña se unieron miles de centroamericanos, llegando a sumar a mediados de noviembre, según el New York Times (1), cerca de seis mil personas. Su objetivo: llegar a Estados Unidos , encontrar trabajo y en algunos casos pedir asilo; básicamente deseaban cambiar su forma de vida. Sin embargo su tránsito por las fronteras de Guatemala, México y finalmente Estados Unidos, tan solo visibilizaron las condiciones críticas en que las autoridades aplican sus particulares políticas migratorias y como la gestión de Trump ha politizado el fenómeno, militarizando la frontera y fortaleciendo su base electoral, que favorece abiertamente sentimientos xenófobos. Sin embargo, ésta problemática no se reduce a un mero dato de coyuntura, cuya tragedia es inmediata y que incluye el mal trato a los migrantes y su criminalización permanente; la misma tiene además otra lectura: el trasfondo histórico de la crisis.

EEUU: la intervención permanente en Centroamérica
Todo el siglo XX se puede narrar como un proceso de intervención de Estados Unidos en la región centroaméricana, apoyando o creando dictadores que favorecían sus intereses geopolíticos, sea Guatemala, El Salvador, Honduras o Panamá (2). Pero el caso hondureño es emblemático, ya que solo en el primer cuarto del siglo XX, Estados Unidos ha invadido el país en siete ocasiones (3). Será hasta 1981 que se instale una base militar norteamericana en Palmerola, Comayagua. Desde allí los norteamericanos orquestaron toda la estrategia para sofocar el sandinismo en Nicaragua y neutralizar a las diferentes guerrillas centroamericanas en los años ochentas, en un territorio que han considerado siempre “su patio trasero”. Actualmente Palmerola es la base del Comando Sur de las fuerzas armadas norteamericanas (4) y sirve de cabeza de playa para los operativos en la región.
En esencia, ese proceso de instrumentalización del Estado hondureño obedece a las lógicas imperiales de Estados Unidos que en su momento Zbigniew Brzezinski, ex-consejero de seguridad Nacional de Jimmy Carter (1977-1981), definió como pivotes geopolíticos (5): …”Estados cuya importancia se deriva no de su poder y de sus motivaciones sino más bien de su situación geográfica sensible (…) en algunos casos puede actuar como un escudo defensivo para un Estado vital o incluso para una región”… Aunque el concepto se aplica parcialmente a Honduras, en tanto es un país atrasado y con poca infraestructura; la lógica de control norteamericana solo perseguía que la región no se convirtiera en caldo de cultivo para el “comunismo”, según los parámetros ideológicos de la guerra fría y con ese objetivo la ocupación de Honduras era fundamental. Ello permitió, hasta el día de hoy, la presencia permanente de la CIA en todos los procesos de formación táctica y estratégica del ejército hondureño, y su involucramiento en casos de violación a derechos humanos (6), que no han sido penalizados hasta el momento por los aparatos de justicia hondureños.

Un Estado fallido o un territorio sin Estado
El control de Washington sobre Honduras necesitó históricamente de dos factores: el servilismo de una cúpula militar que permitiera la presencia de la CIA al interior del ejército, para el control de la sociedad civil y el servilismo de una élite económica, que según Víctor Meza, ministro de gobernación y justicia de Manuel Zelaya, corresponde a diez familiasv (7). Para el caso, la clase política solo expresa una especie de instrumento o marioneta, dispuesta a perpetuar los intereses de de la oligarquía y los Estados Unidos en la región; ello, a cambio de tener la impunidad de usar la estructura pública para beneficio personal y gremial. Ese proceso ha desvirtuado la propia naturaleza de un Estado al servicio de la sociedad y se materializó de forma más brutal con el golpe de estado dado a Manuel Zelaya en 2009 y el reciente fraude electoral perpetrado por Juan Orlando Hernández (26 de noviembre de 2017), denunciado por varios organismos (8).
Un país ocupado por Estados Unidos por más de 38 años, con las tasas más altas de violencia en el mundo (59 por cada 100,000 habitantes para 2016), con un 67% de pobreza, con un Estado-fallido que favorece la plutocracia y donde no existe división de poderes, en tanto el organismo judicial y legislativo son apenas fachadas democráticas y no representativas, un país donde el narcotráfico es parte de la política domestica (9) y la delincuencia organizada está vinculada a grupos de poder, nos obliga a pensar que estamos no solamente frente a un territorio en guerra, sino frente a un Estado fallido, lo que implica la desaparición de toda institución política en el plano legal y legítimo. En su lugar podemos hablar de un “país sucursal”, una forma de organización político-económico que beneficia a una élite empresarial y militar, pero que responde directamente y es orientada por intereses norteamericanos. Bajo esa lógica la “sociedad civil organizada” no tiene voz ni voto.
Por todo lo anterior, podemos afirmar que la crisis migratoria en Honduras tiene un telón de fondo internacional, que materializa no solo la intervención militar norteamericana desde 1903, sino la presencia del narcotráfico como actor veligerante. Mientras que en el plano nacional, obedece a la sistemática aplicación de políticas neoliberales por parte de la élite y la clase política, que en su conjunto, han contribuido a la desaparición de las instituciones públicas.

Anibal Barillas

Fuentes

1. https://www.nytimes.com/es/2018/12/03/migrantes-caravana-tijuana/                                 2. Invasión a Honduras de 1919, el golpe de Estado en Guatemala en 1954, el golpe en El Salvador en 1980 y la invasión a Panamá 1989. Ver: https://mundo.sputniknews.com/americalatina/201606091060567507-washington-latinoamerica-peores-casos/                     3. En 1903, 1907, 1911, 1912, 1919, 1924 y 1925. Fuente: https://www.laizquierdadiario.com/La-invasion-de-los-marines-a-Honduras                          4. http://www.southcom.mil/Portals/7/Documents/USSOUTHCOM_Theater_Strategy_Spanish_(FINAL).pdf?ver=2017-10-26-124307-193&timestamp=1509036213302                                                                                                                   5. Brzezinski, Zbigniew (1998). El gran tablero mundial. La supremacía estadounidense y sus objetivos estratégicos. Buenos Aires: Paidós.                                                                             6. http://www.resumenlatinoamericano.org/2017/12/26/la-cia-en-honduras-y-la-desaparicion-forzada/                                                                                                                                                          7. https://www.abc.es/20091005/internacional-iberoamerica/tierra-diez-familias-20091005.html                                                                                                                                                    8. https://www.univision.com/noticias/america-latina/el-rompecabezas-de-las-elecciones-hondurenas-fraude-o-incompetencia                                                                                                   9. Del 100% de la droga que es transportada por avión desde América del Sur hacia América del Norte, el 54% llega a Honduras.

 

Entre Zombies y Migrantes

Si alguno creía que la ficción o el mundo fantástico se quedaba en la pantalla o en el papel, basta con adentrarse 5bc4e5648efbben la cabeza de cualquier ultra-nacionalista gringo, europeo o de cualquier otro país, y corroborar con sorpresa, las sofisticadas equivalencias que hacen entre el mundo real y el mundo irreal. Asumiendo que son fuerzas exteriores (sino extraterrestres) las que provocan el empobrecimiento de la clase media, la subida de los impuestos a los más pobres y la reducción de impuestos a los más ricos, la falta de programas de salud gratuita, el ascinamiento en las estaciones de trenes o la falta de acceso a la vivienda. Por eso no es de extrañar que a cualquier grupo que escapa de sus países de origen se le apliquen apelativos cinematográficos (extra-ordinarios) y por lo mismo, no está demás que nos preguntemos: ¿En qué se podría parecer una horda de zombies y la ola de migrantes que azota las fronteras del “mundo civilizado”, en la mentalidad del refinado extremismo occidental?
a. Los zombies al igual que los migrantes, representan lo peor de la sociedad, los miembros insalvables de una comunidad, por tanto son los causantes de todo mal.
b. Los zombies, al igual que los migrantes, simbolizan el caos; expresan una agresión a la seguridad y existencia misma del Estado y la cultura tal y como la conocemos.
c. Los zombies, al igual que los migrantes, traen consigo una especie de infección o virus desconocido, unos comen carne humana y otros acarrean la pobreza al extremo. Se suele pensar que su sangre está contaminada.
d. Los zombies, al igual que los migrantes, no entienden de leyes, no entienden razones, porque son seres irracionales movidos por un instinto destructivo.
c. Tanto zombies como migrantes auguran una etapa post-apocalíptica, donde solo unos pocos podrán salvarse de la infección. Solo unos pocos no estarán contaminados.
d. Tanto a los zombies como a los migrantes se les considera no-humanos, criaturas viles o monstruosas, aunque antes hayan sido personas con una vida normal.
e. A los dos hay que expulsarlos o exterminarlos masivamente, con las armas o con los objetos que se encuentren al alcance. De preferencia antes de que lleguen a las fronteras del mundo civilizado.
f. Como una medida excepcional, el Estado (armado hasta los dientes) puede tomar medidas humanitarias tanto para zombies como migrantes; y ello implica que lejos de ser exterminados pueden ser contenidos y confinados a zonas de cuarentena (ciudades o países completos), donde se les pueda observar constantemente, a la espera de una cura a su enfermedad.

Quizá Holywood jamás haya pensado en esa analogía y las similitudes sean tan solo producto de una vana casualidad.

Ciudades espejo

bogota-centro-comercial-la-gran-estacion-400x280-300x210Una de las peculiaridades de algunas ciudades latinoamericanas y asiáticas del tercer mundo e inclusive algunas del llamado mundo desarrollado, es su increíble capacidad para esconder la pobreza. Dicha actitud o estrategia empresarial, que podría no ser tan atroz, si tuviéramos la posibilidad de obviar los rasgos esenciales de la estratificación social y asumir, como algo positivo, la instalación de “zonas rosa” o lugares donde cualquier ciudadano del primer mundo puede encontrar un espacio de confort hecho a su semejanza, o al menos que en términos turísticos, satisfagan sus “altas” exigencias culinarias y culturales.
Sin embargo el trasfondo de esos guetos urbanos de bienestar, traducen la lógica de las élites nacionales por crear “ciudades espejo”, que emulen las buenas maneras del primer mundo en el tercer mundo y de paso permitan la libre ostentación de la riqueza. En sus cabezas pensarán, que aunque sea en un par de manzanas de buenos restaurantes, centros comerciales y galerías de lujo, se encuentra contenida la civilización.
Pero resulta todo lo contrario, porque la cultura del consumo, no es mas que una mera forma de masificación del gusto por parte del mercado, que reduce lo “civilizado” al mero acto de comer bien y hacer el “shopping”. Y dicho fenómeno no solo es reflejo de la lógica satelital que mantienen las oligarquías latinoamericanas en términos culturales con occidente, también expresa todo un proceso de marginación; ya que a pocas cuadras de estos nichos de riqueza es fácil encontrarse la miseria al extremo: niños de la calle inhalando pegamento, pordioseros venidos de las zonas rurales o vendedores callejeros apilados en las aceras. Más drástico aún es cuando se compara ésta realidad de las burguesías latinoamericanas con el mundo rural, donde la desigualdad es brutal y tan evidente en un niño desnutrido, que resultan innecesarias las palabras.
Pero el primer mundo no se escapa a la creación de “ciudades espejo”, algo más cercano a una vulgar americanización de la cultura urbana. Recientemente, en el levantamiento de los “chalecos amarillos” en París, resultaba peculiar que los manifestantes se enconaran en destruir y prender fuego a aquellas instituciones y objetos que básicamente expresaban el símbolo de la riqueza. No resulta casual que ardieran carros último modelo, que las sedes bancarias fueran destruidas y que las boutique de lujo fueran saqueadas, todos tienen algo en común, expresan la ostentanción de la riqueza de una élite francesa que le importa poco o nada, que la pobreza y la marginación crezca de forma exponencial en las periferias de la ciudad gala. Y mientras la burguesía ve las movilizaciones ciudadanas como meros actos de bandalismo, las sociedades pobres, tan solo ven un efecto de los procesos de marginación y un sano escape a su inconformidad acumulada.
Finalmente no se puede culpar a esa patética capa media citadina y esas élites (famélicas intelectualmente), que no solo en el primer mundo, sino también en países como Guatemala, El Salvador, Indonesia o Brasil, intentan ser un espejo de lo civilizado e instalan un pedacito de Miami en en sus espacios de ocio.